La frescura hecha comedia: es capaz de arrancarte una sonrisa con dos de pipas.